domingo, 26 de abril de 2009

¿Aprovechados?


Hace ya algunos años uno de nuestros hijos, sabedor de la inquietud que yo sentía por conocer nuestros orígenes, encargó a una empresa especializada en estos menesteres la realización de un estudio sobre el apellido TAJAFUERTE.












Tiempo después recibió una especie de diploma con el supuesto escudo de armas de la familia, originaria de Asturias, donde se decía que podían “afirmar pero no asegurar” que “este escudo u otro similar” había aparecido del siglo XI al XIV, en la colocación de la primera piedra de la catedral de Burgos, posteriormente en la negociación del tratado de los Pirineos (7-XII-1659), “y en especial en la exacta delimitación de la frontera con Cataluña y Francia”. Y afirman “Todo ello parece coincidir con la memoria familiar de alguno de los miembros de la familia Tajafuerte”.
¡Nada más y nada menos¡
No he podido saber qué miembros de la familia tienen esa fantástica memoria. Ni en qué se basan para decir que proceden de Asturias. Ni donde están. Han debido venir muy a menos ya que no tienen ni teléfono. En fin, una serie de suposiciones que desconozco en que están basadas.
Me temo que en ésta, como en la mayoría de las ocasiones, se trata de hacer negocio con el natural deseo de muchas personas por conocer sus ancestros.

sábado, 25 de abril de 2009

¿Definitivamente Tajafuerte?

Con los artículos anteriores he terminado la serie dedicada a los errores cometidos oficialmente con nuestro apellido. Digo oficialmente porque no he detectado ninguno más ni en el Registro Civil, ni en los libros de la Iglesia. Quizá sea debido a que hoy día hay que acompañar la documentación correspondiente. Esperemos que la nueva era informatizada en los Registros no cause tantos problemas como antaño.
Pero en la vida cotidiana es otro cantar. A mí personalmente me han llamado de todo: Cajafuerte, Tajadura, Tasafuerte. Tajafuente, Tajafuertes, Taja Fuente y algún otro que se me queda en el tintero. A mi sobrino lo inscribieron en la empresa donde trabajó con el curioso apellido de Cajamayor. Pero quizá el más notable, y el colmo de los colmos, sea el que le pusieron a nuestra hija. Los apellidos de nuestros hijos son Tajafuerte Pérez. Pues bien a ella le pusieron TAJAPEREZ FUERTE. ¿Hay quien de más?

La guinda del pastel


Como dije anteriormente los errores se suceden e incrementan. Aquí está la muestra:
Bautismo de Fernando Tajafuerte Martínez (mi abuelo). Dice que es hijo de José María Tajafuerte y de Simeona Martínez; sus abuelos paternos José Tajafuerte y Longina Areche y maternos José Martínez y Ana Villafranca.
Esto ya es el colmo. A mis tatarabuelos les cambian los nombres: ya no se trata de Juan Tajafuerte y Eugenia Areche sino de José Tajafuerte y Longina Areche. Ya no faltaba sino que le cambiasen el nombre a la madre. Pues también lo hacen puesto que, cuando su padre, ya viudo, se vuelve a casar con Gregoria Yagüez, nos dicen que es viudo de Simona Martínez con lo que ya no sabemos si es Simona o Simeona. Menos mal que se enmienda el entuerto de los tatarabuelos citándolos de nuevo con sus verdaderos nombres: Juan y Eugenia.
De este nuevo matrimonio nace un hijo al que vuelven a poner de nombre Francisco y se dice que es hijo de José María Tajafuerte y Gregoria Yagüez; y sus abuelos paternos son Juan Tajafuerte y Eugenia Areche.
Mi bisabuelo no tenía suerte y vuelve a morir Francisco. Nuevo hijo y nuevo Francisco, pero este consta como TAJAFUERTES, hijo de José María Tajafuertes y de Gregoria Yagüez, abuelos paternos Juan y Eugenia Areche
Curiosamente en registro civil se contagian y rematan la faena. Lo inscriben como Francisco Tajafuerte Aguado y le cambian también el apellido a la madre, para que cuadre, y dicen que es Gregoria Aguado en lugar de Yagüez.
Tampoco es muy de extrañar ya que quien lo inscribe es un tal Mariano Yuso que dice que es encargado de lo familiar. Es de suponer que los conociera. Lo curioso del caso es que este señor inscribió a unos cuantos hermanos y lo hizo correctamente
Notable el caso de mi bisabuelo José María. Cinco de sus hijos tuvieron por nombre Francisco. Solamente sobrevivió uno y, curiosamente, a éste se le conoció como Tomás. En otro momento insistiré sobre este particular.

viernes, 24 de abril de 2009

Y dale a la empentada

Con esta frase definimos en Tudela al empecinamiento cansino y reiterado sobre una misma materia. Me refiero con ello a los continuos cambios en el mismo apellido. Estas variaciones producidas por inexactitudes bien en la transcripción gráfica, bien por la fonética o bien porque quienes se presentaban para hacer las inscripciones normalmente no eran los interesados, sino vecinos, amigos o alguna persona de confianza de la familia, son la tónica continuada de nuestro apellido durante un largo periodo de tiempo.

Continuando con la historia de José María Tajafuerte, diremos que vuelve a aparecer otro Francisco Tajafuerte Martínez tras la muerte de los anteriores, esta vez de nuevo con este apellido. Igual que en los que le precedieron los nombres de la madre y abuelos son los correctos.

Se ha vuelto de nuevo a Tajafuerte; pero ya veremos como esto dura poco, puesto que en el caso de su hijo Guillermo Tajafuerte Martínez, consignan en la partida de bautismo que es hijo de José María Lafuerte y de Simona Martínez, abuelos paternos Juan Lafuerte e Iginia Areche y abuelos maternos José Martínez y Ana Villafranca.

¡Más difícil todavía¡ Lo que faltaba, ahora Lafuerte, y en lugar de Eugenia, Iginia. Menos mal que en el Registro Civil fue inscrito correctamente porque si no dudaríamos que se trata del mismo apellido.

Y como comprobaremos más adelante el cúmulo de confusiones en lugar de cesar irá en aumento.

miércoles, 8 de abril de 2009

Variaciones sobre un mismo tema

El título parece el de una composición musical pero se trata de la del asunto iniciado anteriormente enumerando las variaciones que se van produciendo en la transcripción del apellido en diversos documentos:
Comenzaremos con Juan Tajafuerte. Casó dos veces. La primera con María Lasala y en el acta matrimonial dice que contrae matrimonio TAJAHUERSE, natural de Tudela, hijo de Eugenio y de María Ramos García.
Casa en segundas nupcias con Eugenia Areche y en el acta se lee que es viudo de María Lasala e hijo de Eugenio TAJAFUERTE, y de María Ramos García.
Constatamos que a Juan se le llama en el primer matrimonio Tajahuerse y en el segundo Tajafuerte.
Seguimos con la línea sucesoria y en el bautismo de José María Tajafuerte Areche consta que es hijo de Juan TAJAFUERTE y de Eugenia Areche: abuelos paternos Eugenio TAJAFUERTE, natural con su esposa Ramos García de Agreda, provincia de Soria y maternos José Areche y Petra Pascual.
También en su primer matrimonio con Simona Martínez Villafranca se dice que es hijo de Juan Tajafuerte y Eugenia Areche.
Y en el bautismo de su hijo Francisco Tajafuerte Martínez figura que su padre es José María Tajafuerte, su madre Simona Martínez; abuelos paternos Juan Tajafuerte y Eugenia Areche y maternos José Martínez y Ana Villafranca.
Parece que se confirma definitivamente el apellido como Tajafuerte, pero como vemos a continuación, en el siguiente acontecimiento rápidamente se vuelve a las andadas. Efectivamente al morir el hijo citado anteriormente le ponen el mismo nombre de Francisco al siguiente, pero esta vez leemos que es hijo de José María Tajahuerce, consignando los mismos nombres de su madre y sus abuelos tanto paternos como maternos.
Nuevo fallecimiento y reincidencia en el nombre. Esta vez Francisco Javier. Se abunda nuevamente en el apellido TAJAHUERCE. Su madre y sus abuelos correctos como en los anteriores. Parece ser que José María no tenía suerte con los hijos a los que les ponía este nombre puesto que este también falleció prematuramente.

viernes, 3 de abril de 2009

La transformación de 1822


Voy a iniciar una serie de artículos donde quiero poner de manifiesto diversos acontecimientos donde se observa la cantidad de alteraciones que se han producido en el momento de las inscripciones en los registros. A pesar de usar distintas fonéticas se puede apreciar cómo van coincidiendo, padres, abuelos etc.
En el primer documento del que se dispone, el acta del matrimonio de Eugenio Tajafuerte con María Ramos García Troncón consta como TAJAHUERZE, natural de Esteras, hijo de Josef y Ramona Salvador.
En la fe de bautismo de su primera hija Isabel Mathías, se dice que su padre es Eugenio TAJAGUERZE, su madre María Ramos García, abuelos paternos José y Ramona y maternos Medel García y Lucía Jiménez.
En las partidas de bautismo de sus dos hijos siguientes, Juan y Paula se dice que su padre es Eugenio TAJAGUERCE, su madre María Ramos García, abuelos paternos Josef y Ramona Salvador y maternos Medel y Lucía Ximenez.
Por fin en la anotación del bautismo de su cuarta hija Paula Juana, consta que su padre es Eugenio TAJAFUERTE, natural del Villar del Campo, su madre María Ramos García, natural de Agreda; abuelos paternos Josef y Ramona Salvador y maternos Manuel y Lucía Ximenez. Es la primera vez que se utiliza el apellido de esta forma y esto ocurre el 13 de Enero de 1822.
Vemos que en todas las anotaciones se está citando a la misma persona (Eugenio) pero con distintos apellidos. Primero Tajahuerze, después Tajaguerze, más tarde Tajaguerce por dos veces y por fin Tajafuerte al bautizar a su última hija. Parece ser que o no pronunciaban bien o el cura andaba un poco duro de oído.
Así mismo se observa que al padre de María Ramos García se le llama unas veces Medel y otra Manuel y a su madre Lucía Jiménez y otras Ximénez. Esto es debido a la grafía del castellano en otras épocas.

Related Posts with Thumbnails