domingo, 20 de diciembre de 2009

Villar del Campo

El pueblo donde nació mi cuarto abuelo Eugenio Tajahuerce está asentado en un llano que atraviesa el río Rituerto, y sobre un promontorio del casco urbano se encuentran las ruinas de una construcción fortificada de planta rectangular de la que apenas queda en pie un muro de 20 metros de largo por 10 de alto y es posible que contara con una torre de origen más antiguo hoy desaparecida. No existe ninguna información histórica ni de la torre ni del castillo.


La ocupación humana de esta zona data de muy antiguo según ponen de manifiesto los yacimientos de industria lítica de la época eneolítico-bronce. En sus proximidades discurría la vía Astúrica-Cesaraugusta y el Camino de Santiago de Soria (Castellano-Aragonés) pasa por la localidad.

Su iglesia dedicada a Nuestra Señora de las Mercedes cuenta con elementos góticos y románicos. Hay una ermita dedicada a los santos Justo y Pastor.
Unos dos kilómetros al norte en dirección a Agreda se encuentra el torreón de Castellanos, en los alrededores del despoblado del mismo nombre que a mediados del siglo XIX se incorporó al Villar.

Según el diccionario de Madoz tenía 40 casas además de la consistorial que servía de cárcel En 1842 contaba con 33 hogares y 130 vecinos. El censo de 2006 le atribuye 29 habitantes.
Su principal economía está fundamentada en el cultivo del trigo, cebada y girasol, completada con su cabaña de ganadería lanar y porcina. En otro tiempo se explotaba una mina de plomo abandonada hace muchos años.

En su término, ocupando el 38% del mismo, se halla el lugar de interés Comunitario conocido como Quejigares y encinares de Sierra del Madero, con una extensión de 958 hectáreas, en el que abundan los ejemplares de dimensiones considerables, entre ellos el mayor árbol catalogado, sobre un sotobosque de enebros y en el que también se da el roble, la encina, el tomillo y el espliego. Además cunde la caza de jabalí, ciervo, conejo, liebre y codorniz.
En 1940 RENFE inauguró la línea de ferrocarril Soria-Castejón y Villar del Campo tenía su estación, digo tenía porque en 1990 se clausuró la línea. Precisamente en esta estación se rodaron algunas escenas de la película Doctor Zhivago, elegida por la asiduidad de la nieve. Ese año brilló por su ausencia y tuvieron que montar un decorado de nieve artificial. Cosas del cine.


Ver más de Villar del Campo

1 comentario:

nosolonatura dijo...

Te debo un paseo por la zona, a ver si sacamos un hueco en estas fechas.

Related Posts with Thumbnails